Carlos Rolando Mora. Ex Combatiente de Malvinas

 “Llegué a Malvinas un día soleado del mes de abril formando parte de la Compañía Comandos 601. La compañía estaba formada sólo por oficiales y suboficiales con la aptitud de comando. Fueron muchas y variadas las misiones que está compañía cumplió a lo largo y ancho del archipiélago.

 

Una ellas consistía en requisar una radio malvinenses en una isla al oeste de Puerto Argentino. Volamos en un helicóptero UH-1H y de apoyo un helicóptero Agusta. Hicimos escala en Isla Borbon y luego partimos a cumplir con el objetivo. El helicóptero de apoyo hace el reconocimiento y autoriza la aproximación de los comandos del UH al hacer un rodeo.

Nos encontramos con un acantilado de donde, por el eco de helicóptero, salieron cientos de avutardas (gaviotas) de gran tamaño. Fue gran susto porque volábamos a baja altura, aproximadamente a 30 metros sobre el mar y estas esquivaban las paletas, cuando de pronto una se estrello en el parabrisas. Por suerte no lo rompió. El piloto nos decía que si hubiera pegado en el medio habría tirado el aparato al agua

Pasado el tiempo leí que tras una acción de comandos ingleses- en la isla Borbon- en su repliegue mueren 18 soldados británicos al caer uno de los helicópteros a causa de una gaviota que se metió en la turbina y las aguas heladas hicieron el resto.

Esta es una anécdota de las tantas situaciones extremas vividas mientras duró el conflicto.

Regresé al continente el 14 de julio de 1982 a las 8 AM, tras 30 días de prisionero en el estrecho San Carlos, con mi estado físico deteriorado por una gastritis erosiva alta y con sólo 57 kilos. También mi estado psíquico había sufrido alteraciones que el tiempo y mi familia curaron.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *