Guillermo Roberto Carrera. Soldado conscripto de la Compañía Ingenieros 9 Sarmiento. Chubut. VGM.

Yo fui a Malvinas con 18 años. Estaba incorporado al servicio militar obligatorio. No sabía donde íbamos, cuando estábamos ya en el avión nos dijeron que íbamos a Malvinas, a recuperarlas, íbamos a entrar en guerra con Inglaterra.

Tuve el orgullo de desembarcar el 2 de abril y allí tomar la casa de gobierno en Puerto Argentino.

Posteriormente fuimos trasladados a Bahía Fox donde tomamos de la bahía, que es una isla más chica y donde no había militares. Eran todos civiles.

Nunca entramos en combate cuerpo a cuerpo, simplemente recibimos bombardeos aéreos y navales.

Yo era cocinero. Hacíamos la comida dentro de un galpón y cuando había bombardeos nos refugiamos en la costa del mar. Estaba a una distancia de 200 metros aproximadamente de donde cocinábamos.

Todos los que estuvimos en Puerto Argentino fuimos tomados como prisioneros de guerra. Los que habían tenido algún problema o habían sido heridos los llevaban a Puerto Argentino o al continente.

Todos los demás cuando nos rendimos fuimos tomados prisioneros de guerra. El trato de los ingleses hacia nosotros fue bueno.

Regresamos en un barco inglés al continente, más o menos el 21 de junio. Volvimos a la compañía donde estábamos prestando servicio, nos dieron licencia y posteriormente nos dieron de baja.

Fuimos bastante olvidados todos los que estuvimos en las islas. Recién ahora, aparentemente este gobierno se está acordando un poco. Antes se nos hacia difícil conseguir trabajo y ni hablar de la asistencia médica.

Después de 25 años, ahora tenemos una jubilación digna, fué mucho tiempo. Lo que no tenemos es una buena asistencia médica que la mayoría de nosotros necesita.

No me fue tan difícil al regresar de la guerra porque soy de un pueblo muy chico de tres mil habitantes, tenía toda mi familia allí.

Conseguí trabajo en la policía de la provincia. Hasta el día de hoy estoy en la fuerza policial.

Por tener trabajo y voluntad me hice tratar, entonces me fue más llevadero que a algunos compañeros que aun hoy están pasando un momento muy difícil.

Algunos se han llegado a quitar la vida después de la guerra por no tener asistencia médica, ayuda psicológica o psiquíatrica. Eso es muy triste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *