Hugo Daniel Bossa. Soldado del Regimiento Infanterio 25 Sarmiento Chubut. VGM

Yo había salido de baja. Me volvieron a llamar el 9 de abril y al día siguiente desembarcamos en Puerto Argentino cerca la pista de aterrizaje. Allí estuve hasta el día que volvimos.

Esa zona era la más peligrosa, la pasamos mal por los bombardeos aéreos y navales.

 

Conmigo había soldados de la clase 62 y el resto de la clase 63. Éramos todos fusileros y no teníamos la menor idea de lo que era un cañón, no teníamos demasiada experiencia.

Yo tenía 19 años, estuvimos un año en el servicio militar pero teníamos muy poca práctica de tiro, es decir, no era una preparación para la guerra. No como en Malvinas.

En la guerra se siente varias cosas, coraje, mucho miedo, es una mezcla.

Después de la guerra en los primeros días todos nos recibían muy bien. Después todo fue como que ya pasó, que no fue nada. Eso es así para todos los demás, pero para uno no.

La sociedad recién ahora parece aceptarnos un poco mejor, quizás por que nosotros hacemos hincapié en eso.

Toda la vida traté a tener una vida normal, no me gusta hablar mucho de eso. Yo pienso que para mejorar la situación de los veteranos hay que seguir insistiendo en la ayuda, con la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *